Los procesos de soldadura generan humos y gases que pueden ser, incluso en períodos cortos de exposición, altamente dañinos para el cuerpo humano, y en períodos largos de exposición causar daños irreversibles.

Algunos efectos de respirar humos y gases de soldadura:

En exposiciones cortas: Irritación de mucosas, mareos y nauseas.

En exposiciones prolongadas: Úlceras estomacales, daño a los riñones y al sistema nervioso central, e incluso cáncer de pulmón, laringe o tracto urinario.

Es importante recordar que los gases nobles o C02 que se utilizan, en algunos casos, para estabilizar el arco pueden desplazar el oxígeno, al ser menos densos, reduciendo la calidad del aire y provocando mareos, náuseas o incluso en casos particulares (normalmente en espacios confinados) asfixia.

¿Cómo reducir la exposición a los humos y gases?

Debe de existir una claridad de los humos y gases presentes en el ambiente así como de su concentración, ya que de ello dependerá la robustez del sistema de protección necesario.

Esto varía dependiendo del metal a soldar y del tipo de soldadura. Consultar los estándares establecidos por la NOM u OSHA para más información.

Las superficies de soldadura deben de estar limpios de cualquier residuo, de solventes o pinturas, que generen mayor toxicidad de los humos y gases o incluso riesgos de incendio.

Evitar posiciones de alta exposición a los humos y gases. Los trabajadores deben de estar respirando contra el flujo del aire para reducir la exposición.

Se debe de procurar mantener la cara la más alejada, que la visibilidad permita, de la pieza de trabajo.

Se debe de procurar tener sistemas de ventilación forzada que reduzcan la concentración total de los humos y gases.

También pueden ser utilizados sistemas locales de extracción de aire que se colocan justo en la pieza de soldadura, o equipos de suministro de aire a presión positiva montados a la careta.

Analizar si de ser posible se puede cambiar a un proceso de soldadura, o consumible, a uno de menor generación de gases y humos y usar aquellos de alta generación solo cuando sea estrictamente necesario. A continuación se enlistan los tipos de soldadura de arco eléctrico según su producción de humos:

- Soldadura con Arco con Núcleo Fundente (FCAW)

- Soldadura con Arco Metálico Revestido (SMAW)

- Soldadura por arco metálico con gas (GMAW o MIG)

- Soldadura por Arco de Tungsteno con Gas Inerte (GTAW o TIG)


En caso de que todos los métodos anteriores no alcancen para llevar los gases y humos a niveles de exposición seguros un equipo de protección respiratoria, especial para soldadura (resistente o retardaste a la flama) debe de utilizarse.

Sistema y niveles de ventilación

El nivel de ventilación determina cuanto de los gases y humos producidos por la soldadura permanecen cerca del área de respiración del soldador y por cuanto tiempo. Los niveles de monóxido de carbono podrían llegar a las 500 ppm si es que la ventilación no es adecuada, considerando que el límite permisible ponderado de acuerdo al DS 594 para el caso de monóxido de carbono es 40 ppm, se excede la ley en más de 10 veces. En pruebas realizadas en ambientes poco ventilados, se han producido niveles de plomo hasta 1000 veces superiores al límite permisible.

La proximidad que tenga el soldador con el punto de soldadura es otro factor a tomar en cuenta, por ejemplo cuando el soldador debe arrodillarse o agacharse sobre el punto de soldadura, ello hace que el área de respiración del soldador esté directamente sobre el arco.

Como guía OSHA requiere un mínimo de movimiento de 65 metros cúbicos de aire por minuto para cada soldador en el área. Una manera práctica de saber si es que hay una adecuada ventilación, es usar la siguiente regla: “Si el humo visible producido por la soldadura se aclara en menos de 30 segundos después de parar de soldar entonces la ventilación es adecuada”.

Uso de sistemas de protección respiratoria con filtro para gases (EPP)

En los lugares donde sea posible se tiene que recurrir a sistemas de ventilación o soluciones de ingeniería para eliminar o controlar las fuentes de contaminación, pero en muchos casos ello no será suficiente, por lo tanto se hace necesario el uso de sistemas de protección respiratoria con filtro para gases (EPP).

Referencia:

https://www.osha.gov/Publications/OSHA_FS-3647_Welding.pdf